LA SUCESIÓN

Nosotros los panameños como buenos latinos, evitamos pensar y hablar de la muerte. Es un tema tabú que no nos gusta. Por ello, todo lo que relacionemos con esto nos desagrada igual: testamentos, sucesiones, voluntad póstuma y lo que suene a que un día no estaremos aquí.

Sin embargo, es una realidad y como buenos padres y madres de familia, tenemos un deber con nuestros hijos al planificar nuestra herencia y dejarles claro lo que deseamos transmitirle, de manera muy detallada.

De acuerdo a nuestras leyes, la sucesión puede darse de dos maneras:

  1. Testada: cuando se ha dejado un testamento válido, el cual contiene la voluntad de la persona.
  2. Intestada: cuando no se ha dejado testamento válido. En este caso, la sucesión se llevará de acuerdo a la Ley.

En cualquiera de los dos casos, es necesario que la sucesión sea declarada por un tribunal competente, mediante un procedimiento judicial que será solicitado por los herederos, ya sea aquellos designados en el testamento o los que tengan derecho a ello según la Ley.

Para ello, otorgará un poder a abogado idóneo, quien solicitará al Juez la declaración de herederos presentando la documentación correspondiente.

Si fuese una sucesión testada, se presentará la solicitud acompañada del testamento y la prueba de defunción de la persona. En el caso de la sucesión intestada, los documentos que se presentan generalmente son:

  • Certificación de defunción de la persona.
  • Documentación que pruebe el parentesco de los herederos.
  • Documentación legal donde consten los datos registrales de los bienes a transferir.
  • Certificaciones de las notarías del circuito donde residía la persona, indicando si consta testamento otorgado ante las notarías.

El expediente será trasladado al Ministerio Público a efectos de que emita criterio sobre la solicitud, siendo este trámite especial para la sucesión intestada.

En ambos casos, el juez emitirá una resolución que debe ser publicada en un periódico de la localidad por un período de tres (3) días a efectos de recibir objeciones del público en general, si las hubiera.

Cumplida esta formalidad, se ordenará la práctica del inventario patrimonial. Una vez practicado el inventario y avalúo, se mantiene en el despacho para que se realicen objeciones al inventario.

Posteriormente, el Juez emitirá:

  • La declaratoria de uso de los bienes,
  • La orden para que se entreguen los bienes muebles inventariados,
  • La orden al Registro Público para que cancele las inscripciones de bienes inmuebles a favor de la persona y los inscriba a favor de los herederos.
  • La orden para que se protocolice el proceso de sucesión en notaría.

El trámite de sucesión completo toma entre nueve (9) a doce meses, siempre y cuando no existan controversias adicionales que deslindar.

Para evitar esto, se puede constituir una fundación de interés privado que reciba los bienes que se desean heredar, de manera que los herederos tengan acceso inmediato a los mismos. Este tema lo trataremos en un blog posterior.

Mag. Daisy Chacón de Cortez

Socia Fundadora

CHACÓN & ASOCIADOS, ABOGADOS

Shopping Cart
There are no products in the cart!
Total
$0.00
Continue Shopping
0